Egresado de Derecho trabaja como personero delegado

Diego Alejandro Tabares Prieto, egresado de la Universidad de Manizales en el año 2013, actualmente se encuentra trabajando en la Personería de Manizales como personero delegado. Con tan solo 25 años de edad, ya cuenta con una amplia trayectoria académica y laboral.

Su carrera comenzó incluso antes de graduarse, cuando llegó a realizar su judicatura en la Personería de Manizales. Allí, gracias a su gestión comprometida, le abrieron las puertas y obtuvo su primer contrato de prestación de servicios jurídicos.

En el año 2015 hizo una especialización en Derecho Administrativo en la Universidad Libre de Pereira, con ella comenzaron a surgir más oportunidades laborales, fue así como en el primer semestre del 2016 comenzó a trabajar en la Gobernación de Caldas en el área jurídica. Posteriormente se vinculó en la Secretaría General de la Gobernación, en la Oficina de Control Interno Disciplinario, allí desarrolló trabajos como vigilar la conducta oficial de los servidores públicos y evaluar que cumplieran con la normatividad que deben desempeñar en sus cargos. Estando allí tuvo el deseo de abrir una oficina como abogado. En ella comenzó a ganar una serie de procesos que le permitieron darse a conocer en el gremio de abogados de la ciudad.

Uno de los retos a los que se tuvo que enfrentar al inicio de su carrera fue la juventud, pues según él vivimos en un país en el que la apariencia joven puede ser sinónimo de falta de idoneidad, capacidad y experiencia. Sin embargo Tabares Prieto, logró demostrar lo contrario con disciplina, compromiso y estudio constante; principios éticos y jurídicos que asegura haber aprendido gracias a la universidad y su familia.

En el segundo semestre del 2016 recibió el llamado de la actual personera municipal Tulia Elena Hernández Burbano, quien fue personera delegada cuando él era judicante. Ella conocía su trabajo y lo invitó a pertenecer al equipo de la Personería como asesor jurídico del despacho y abogado externo, lo cual para él significó regresar a casa luego de haber adquirido una mayor experiencia en los ámbitos público y departamental.

Allí logro un desempeño importante en asuntos litigiosos de la Personería y ganó uno de los casos más importantes en su vida profesional, pues logró defender ésta agencia del Ministerio Público de una demanda con un interés económico fuerte, que otros abogados no habían podido llevar a su final.

En junio de ese mismo año fue becado por la Fundación Konrad Adenauer y realizó un diplomado en Gestión Política y Pública en Panamá. Actualmente pertenece a la Red Humanista por Latinoamérica apoyada por la Fundación y ha estado en países comoBolivia, Panamá, Venezuela y Ecuador en viajes académicos, pero también como panelista internacional invitado a eventos de alta trascendencia con el fin de promover el liderazgo y defender los derechos humanos.

El 3 de marzo de 2017, gracias a su actuación como asesor jurídico, fue nombrado personero delegado. En este cargo, actualmente vela por la defensa de los derechos humanos y del patrimonio público, vigila todo el tema de la salud y la conducta de los servidores públicos.

Al respecto Tabares Prieto afirma: “la vida es cíclica, por eso siempre la imagen que uno debe dejar como profesional debe ser superlativa. Uno no sabe si el día de mañana su compañero pueda convertirse en un jefe o en alguien que te dé la oportunidad de escalar.”

Como personero delegado, Diego Tabares está innovando en muchas actuaciones en la Personería frente a lo público, pues usa  las redes sociales para hacer un llamado a la gente a que conozcan cuál es el plan de acción para cada año ya que ellos sean quienes lo evalúen y tengan la oportunidad de participar y opinar con el fin de mejorarlo y sientan la Personería como propia.

“Yo soy feliz, soy un enamorado de mi carrera. Llevar con orgullo una profesión no es tener colgado un diploma, es sostenerla con una ética irreductible, haciendo las cosas bien y mostrando resultados”, asegura el abogado.

Lo complejo

Diego Tabares Prieto dice que su vida profesional no es fácil, ya que demanda mucho tiempo y en momentos ha tenido que sacrificar gustos, viajes y tiempo con su familia. Sin embargo cree que vale la pena, ya que su prioridad es estar al servicio de la gente: “Mi trabajo es 24 horas al día, los 7 días de la semana propendiendo por los derechos de los ciudadanos. Si ocurre algo yo estoy en la obligación de atender mi función. Yo siento que solo esa disciplina, ese amor por el trabajo y por querer hacer las cosas bien, es lo que me tiene hoy donde estoy.”

Sueños

El mayor sueño de Tabares Prieto es permanecer en el tiempo y poder servirle bien a la gente; por eso su anhelo es no dejar de estudiar, seguir preparándose en el Derecho y estar en constante evolución. Hoy su enfoque está en la Personería, pero afirma que algún día quiere ser gobernador de Caldas, algo que para él no es imposible, pues cree que si sigue su ritmo lo puede lograr. Actualmente cursa una maestría en Derecho Público en la Universidad Libre de Pereira, la cual termina a finales de este año.

Por otra parte, tiene como propósito volver a la Universidad de Manizales a retribuir lo que aprendió, seguir preparándose y poder difundir su conocimiento en los colegas que están próximos a salir.

Un joven agradecido

Para Diego Tabares es difícil hacer una lista de personas a las cuales agradecer, pues asegura que es mucha la gente que lo ha ayudado, que le ha permitido escalar y lo ha reconocido; sin embargo considera que su familia es su polo a tierra, su apoyo más importante y su blindaje cuando han venido momentos difíciles. Destaca también a la personera municipal Tulia Elena Hernández Burbano, pues creyó en él a pesar de ser una persona joven, a la Fundación Konrad Adenauer por ser su trampolín para recibir y brindar conocimiento en diferentes países. Finalmente agradece en general a todas las personas y entidades que le han sumado a lo largo de su vida.

“Estoy feliz de que la Universidad abra estos espacios, no es común que se generen estos incentivos, si bien es cierto nuestro deber, pero motiva cuando nos invitan a seguir haciendo las cosas bien”, concluye Diego Tabares Prieto.

Los comentarios están cerrados.